En junio, Aurelio Salas

Sixto Aurelio Salas nació en Tucumán, en 1924, dentro de una familia que valoraba, entendía y disfrutaba del arte.

A  lo largo de su vida estudió y se formó con los mejores. En sus primeros pasos, ingresó en la Escuela de Dibujo y Artes Aplicadas de la Universidad Nacional de Tucumán; de allí, egresó como Maestro de Dibujo. Años más tarde, se licenció en Artes en el Instituto Superior de Artes y como si fuera poco  y para "contentar" a sus padres, se recibió de Mecánico Tornero y aprendió dibujo técnico de construcción. Fue profesor en el Departamento de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán (hoy Facultad de Artes), y ejerció la docencia, profesión que amaba,  hasta 1977. Sus obras figuran en museos y colecciones privadas de todo el país, y se lo considera, con justicia, como a uno de los mejores dibujantes argentinos.

 En sus primeros años aprendió y se formó junto a Juan María Belcuore y Francisco Ramoneda. Sus influencias pueden obervarse en su etapa más pictórica. Se perfeccionó junto a los más grandes de su tiempo: Spilimbergo y Lajos Szalay, cultores del dibujo, sin dejar de lado a los maestros clásicos. La crítica y ahora los libros lo identifican como perteneciente a la generación de los plásticos tucumanos surgida entre 1952 y 1962.

 

Buscó hablar y combatir a través de la obra, ya que consideraba que el artista debe intervenir y dialogar con la realidad coyuntural,  con los problemas sociales, cualquiera sea la estética en que se exprese. Es el único artista plástico tucumano entre sus contemporáneos, que tuvo el honor de recibir el Gran Premio de Honor Presidencia de la Nación en 1991. Falleció en Tucumán en 1992.